Imputado habría estafado con más de $184 millones a tres víctimas con falso negocio de insumos médicos para el Hospital Clínico

Recinto de salud reconoció no tener vínculos con él.

Según los hechos narrados por el fiscal Sebastián González, Juan Soto Mancilla engañaba a las personas al proponerles participar en un emprendimiento de adquisición de suministros para el principal recinto asistencial por ChileCompras, los que le conferían millonarias sumas de dinero en efectivo, entregándoles a cambio cheques en garantía por las mismas sumas que posteriormente eran protestados.
Por tres delitos de estafa, todos casi idénticos, fue formalizado un sujeto a quien se le imputó por engañar a tres víctimas ofreciéndoles invertir en un lucrativo negocio que a simple vista parecía bastante rentable y prometedor, pero que desde un inicio resultó ser infructuoso, apropiándose de más de 184 millones de pesos en dinero en efectivo, montos que a la actualidad aún no habría resarcido a quienes confiaron en él.

Según los antecedentes expuestos por el fiscal Sebastián González en la audiencia, los hechos se remontan al mes de agosto agosto del año 2016, cuando la primera víctima identificada por las iniciales I.J.S.A. mantenía un negocio informal de compraventa de vehículos y a través de un socio conoció al imputado de nombre Juan Guillermo Soto Mancilla, quien le propuso que participara en varios negocios que él estaba llevando con bastante éxito, mostrándole las ventajas que le reportaría asociarse con él, lo fiable que era y las utilidades que tendría con dicho emprendimiento.

Esto se trataba de invertir en la compra de suministros e insumos médicos para el Hospital Clínico de Magallanes a través del sistema Chilecompras, señalándole a la víctima tener los contactos necesarios para llevar a buen puerto la operación, porque él además estaba registrado y conocía el sistema, ya que anteriormente había tenido éxito en similares procesos con el principal recinto asistencial del territorio más austral.

Debido a lo anterior, llevó al afectado a creer en sus palabras con la finalidad de invertir en el presunto negocio que le propuso el imputado, lo que se materializó con la entrega de 84 millones de pesos en dinero en efectivo, y como una forma de garantizar el pago de las utilidades futuras que le brindaría la supuesta operación, Soto Mancilla le entregó a la víctima nueve cheques por la misma suma pero de distintas fechas, pero todas del año 2018.

De esta manera, si el negocio no prosperaba o era infructuoso por cualquier razón, esos cheques cubrirían lo invertido, lo que daba la garantía de seriedad a la persona engañada. Sin embargo, a la fecha en que estos cheques deberían haberse cobrado y muy próximo a su vencimiento, el imputado tomó contacto con la víctima y le solicitó que no los cobre porque aún no percibía el pago del Hospital Clínico, aduciendo de que tenía supuestamente un retraso en el pago de su proveedores, creyéndole una vez más el afectado y accediendo a su petición, que tenía por único objeto hacerlos caducar y que no pudieran ser cobrados.

Esto efectivamente aconteció, puesto que cuando el afectado concurrió a una entidad bancaria a cobrar los cheques, éstos le fueron protestados por falta de fondos y además de que la cuenta corriente estaba cerrada. Asimismo, debió recurrir ante la jurisdicción civil donde el imputado reconoció su firma en los documentos pero no la deuda.

Hospital reconoce falsedad

A la vez, el supuesto negocio de suministros de insumos médicos para el Hospital Clínico de Magallanes era otra falsedad que utilizó el sujeto como una herramienta para engañar a sus víctimas, haciéndolas creer en la verdad de lo propuesto para que luego éstas incurran en un error y como consecuencia les entregaran las sumas de dineros señaladas por Soto Mancilla ante un negocio inexistente.

Lo anterior es ratificado por un oficio emitido el 4 de febrero de 2019 por la dirección del referido recinto asistencial, que indica que el individuo no ha realizado ninguna adjudicación de insumos médicos, ni que el referido hospital haya celebrado tales negocios con alguna sociedad o empresa en que figure o participe el imputado como representante.

Otras dos víctimas

En septiembre de 2017, cayó una segunda víctima de iniciales M.A.T. y en febrero de 2018 el tercer afectado de iniciales D.D.M., ambos que conocieron al imputado por medio del primer afectado, a quienes también les propone el mismo negocio, entregándole el primero la suma de 46 millones en dinero en efectivo, obteniendo a cambio dos cheques por el mismo monto a modo de garantía, mientras que el segundo le confirió 54 millones de pesos en efectivo, recibiendo también otros dos cheques por la misma suma. De esta forma se repitió lo mismo que pasó con la primera víctima.

Por el delito de estafa reiterada, el ente persecutor solicitó la imposición de las medidas cautelares de arraigo regional y firma mensual, argumentando que a raíz de los hechos descritos podía existir un eventual peligro de fuga y que Soto Mancilla no decida comparecer a las futuras audiencias, por lo cual fueron decretadas por el magistrado Cristian Armijo, quien estableció un plazo de 90 días.

Acción civil

En este contexto, el abogado querellante Fernando Pichún, en representación de las tres víctimas, manifestó que “a la fecha no se ha restituido nada a los afectados, de hecho hay una acción civil en el cual estamos llevando a cabo un juicio con respecto a una propiedad que él tiene para poder embargarla. Pero él le cedió los derechos a su hermano por una suma supuesta de 20 millones de pesos, pero en definitiva fue una venta simulada para evitar el embargo”.

Fuente: El Pingüino

 

 

Compártelo :

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *