“Hay un grupo de personas que no cree en esto (el Coronavirus) y piensan que hay una manipulación para quitarles algunos derechos”

El profesional advirtió que mientras no se tenga una vacuna 100 por ciento efectiva, será difícil cortar la circulación viral del Coronavirus, a menos que se intensifiquen las medidas sanitarias de resguardo ya conocidas, como el uso de mascarilla y el distanciamiento social, algo que hasta ahora no ha sido posible. Respecto del uso de la mascarilla dice que “nos podría acompañar por uno o dos años más”.

Un duro análisis de la actual situación epidemiológica regional, hizo el infectólogo del Hospital Clínico de Magallanes, doctor Rodrigo Muñoz, en entrevista con elprograma Barómetro de Pingüino Multimedia.

– Doctor, usted estuvo invitado a este programa el 16 de abril, en medio de la primera cuarentena. ¿Qué nos pasó que, luego de superarla, volvimos a esta misma situación?

Lamentablemente es la naturaleza de esta infección viral. Esto ha tenido un comportamiento que ha sido predecible en caso que uno no cumpla con todas las medidas y se haga una restricción completa de la restricción viral que es algo bastante difícil de hacer. Tal vez las causas sean distintas, pero lo que está claro es que no hemos sido capaces aún de cortar la circulación viral desde que tuvimos la primera ola en abril, desde que empezó a circular el virus. Aunque haya pocos casos, siempre tuvimos casos. La única forma es que no haya ningún contacto con las personas que es algo muy complejo o tener una vacuna para solucionar el problema”.

En abril, usted habló que era muy probable que hubiera segundas olas y que Magallanes podría ir un tanto adelantado respecto de lo que ocurre en el resto del país. ¿Lo que viene para la zona central del país también podría ser complejo?

“Nosotros desde el inicio teníamos la sospecha de que Magallanes era el lugar inicial de la circulación viral masiva y que lo que viviéramos se iba a replicar después en Santiago. Lamentablemente, eso se cumplió. Santiago está saliendo de un problema bastante complejo, con un uso de camas intensivo brutal, hasta un 400% de la capacidad instalada habitual, tenemos la sospecha que lo que estamos viviendo ahora con esta segunda ola se repita en el resto del país. De hecho, hemos visto fenómenos similares en España y otros países europeos”.

¿Esta alza se puede explicar por el aumento del testeo en Magallanes?

Hoy tenemos una capacidad de testeo notablemente mejor que la de abril. Cuando partimos, hicimos énfasis en armar en la región un lugar donde se pudieran hacer los estudios de biología molecular, la PCR para el Coronavirus y eso se logró en el CADI y después en el hospital. Así que hay una capacidad instalada. En abril, teníamos una capacidad para estudiar en el mejor de los casos 50 casos al día y hoy son más de 600, así que tenemos una capacidad mucho mejor de hacer diagnóstico. En estos 11 días que llevamos de cuarentena todavía es muy poco tiempo para esperar que bajen los casos, así que es de esperar que sigamos teniendo estas cifras por algunas semanas todavía, no sabemos hasta cuando”.

Pero más de mil casos en 11 días es preocupante, es un tercio de la cantidad de contagiados totales hasta ahora..

“Esto depende mucho de la capacidad de testeo que tenemos. Tal vez si hubiéramos tenido esta misma capacidad de testeo en abril, tendríamos cifras similares o tal vez mayores, no lo sabemos”.

Hay más de mil magallánicos que son casos activos y, por lo tanto, pueden estar contagiando a muchos más habitantes.

“La estrategia de hacer tanto PCR es para identificar en forma precoz a las personas asintomáticas. Cuando alguien se hace una PCR porque es un contacto estrecho, esos pacientes debieran dejar de circular en la comunidad y me imagino que en la gran mayoría de los casos, se quedan en su domicilio esperando el resultado. Una vez que el resultado está, la Seremi tiene que notificarlo y hacer el estudio de otros contactos que pudiera tener, así que esperamos que a partir de estos mil pacientes que están identificados, no haya circulación comunitaria importante sino que solamente se circunscriba a su núcleo familiar más cercano.

¿Los asintomáticos son realmente los más peligrosos, debido a su alto potencial de contagio?

“Claro, el asintomático tiene la misma posibilidad de contagiar que aquel que tiene síntomas. En abril, se pensaba que los asintomáticos no eran más de un 10 por ciento del total, pero hoy se ha visto en estudios de brote que pueden llegar hasta un 40% e incluso más. El problema es que el asintomático es una persona que circula por la comunidad sin tener idea que está enfermo y, si no tiene cuidados como el uso de mascarillas y el lavado de manos, entonces va a contagiar a una gran cantidad de personas y así el virus sigue circulando en la comunidad”.

Si el asintomático nunca se hace un testeo, ¿entonces pudo contagiar a muchas personas durante estos seis meses?.

“El asintomático tiene el mismo potencial de contagio de un sintomático que son 14 días. Muchas veces podemos identificar en un estudio de brote, donde tenemos una familia de seis personas y una de ellas es sintomático, le hacemos PCR a esa persona y sale positiva y estudiamos a su núcleo familiar, vamos a encontrar a algunas personas con PCR positiva y que no tienen síntomas. No sabemos hace cuánto está contagiado. Como lo que queremos es cortar la circulación viral, lo que hacemos entonces es que ellas estén en cuarentena por 14 días y ahí se corta la circulación viral de esa persona. No es efectivo que esa persona contagie durante seis meses”.

¿Cómo se han producido la gran mayoría de los contagios?

“La mayoría sigue siendo por contacto cercano de alguien ya sea sintomático o asintomático que no usa mascarilla o algo para contener las gotitas que salen de esa persona. Hay algunos estudios que hablan de sospecha de infección aérea, pero todavía no hay evidencia dura”.

¿Si alguien está contagiado puede contagiar a la mascota?

“Muy buena esa pregunta, porque poco se ha dicho. Hay algunos animales que podrían contagiarse, pero no está claro que esos animales puedan pasar a su vez, el virus a los humanos. Ya se sabe que los felinos se pueden contagiar con Coronavirus, pero no está claro si pueden contagiar a las personas. En Nueva York, durante abril y mayo, se estudió leones y tigres del Zoológico del Bronx y se comprobó que eran portadores de la cepa del Coronavirus. En Europa, se eliminó granjas peleteras para algunos animales, como prevención”.

¿Y el animal puede enfermarse?

“El animal es asintomático. Lo que se ha visto es que el perro no hace esta portación”.

¿Qué pasa al interior del Hospital Clínico de Magallanes? ¿Hay muchos funcionarios contagiados?

“El hospital está con toda su capacidad instalada para atender a pacientes Covid. La UCI tiene 24 camas y de ellas están ocupadas 20 o 21, así que hay un uso de la infraestructura hospitalaria bastante importante. De hecho, se están haciendo, al igual que en abril, planes B para tener mayor capacidad que es instalar unidades de manejo intensivo en otros lugares que no son los habituales como recuperación de anestesia o la UCI pediátrica o, lo que se hizo en abril, que es trasladar pacientes a Santiago. Lamentablemente, nosotros como funcionarios, también estamos expuestos y si hay una circulación viral muy importante y los funcionarios también tienen el mismo riesgo de contagiarse afuera. La cantidad de funcionarios contagiados es reflejo de eso”.

Se habla de 75 funcionarios contagiados.

“No sé ahora la cifra exacta, pero sí hay un número importante, al igual que en la primera ola, lo que ha requerido que la gente repita turno o hacer algún trabajo extra”.

¿Todavía no se ha producido el colapso de Semana Santa, cuando que aeroevacuar a pacientes a Santiago?

“Lo que pasa es que hay diferencias con la crisis de abril. Hemos aprendido como equipos de salud, la gente de la UCI o quienes trabajan con pacientes en sala, a manejar a los pacientes usando toda la evidencia que ha salido en el camino. Ya aprendimos que no es tan necesario recurrir a métodos tan invasivos como es el ventilador mecánico. Hoy el número de pacientes que tenemos en ventilación mecánica es mucho menor que en abril, se están usando otras modalidades de oxigenación, como las cánulas nasales de alto flujo y que empezamos a usar en esta ola. Ya no existe este susto inicial del manejo de los pacientes, conocemos la patología, sabemos lo que hay que hacer, hay fármacos como los corticoides, también se está usando el plasma de convalecientes que todavía no está 100 por ciento probado pero hay evidencia que puede servir”.

¿Cómo ha sido la respuesta a los llamados para donar?

“Lamentablemente, no hemos tenido donantes suficientes para abastecer la necesidad de plasma para todos los pacientes que nos están llegando. Entonces tenemos acceso a plasma a través de la fundación Arturo López Pérez”.

Usted señaló enfáticamente, que en Magallanes sería una irresponsabilidad volver a clases presenciales. Hace poco, se anunció un permiso para que en Fiestas Patrias se pueda reunir de cinco a 10 personas para celebrar. ¿Se pensó en Magallanes que tiene la tasa de contagios más alta del país?

“Yo me imagino que es una decisión que se tomó en global pensando en Santiago. Creo que hay que revisar la situación local y que es necesario plantearle a la autoridad. No creemos que sea muy bueno hacerlo en este momento. No creo que sea una decisión que se tome en todo el país, independientemente de su situación”.

Llama la atención que esto se decide después que el ministro visita Punta Arenas. ¿Se reunió él con los infectólogos del Hospital Clínico de Magallanes?

“Tuvimos una pequeña conversación con el subsecretario de Redes Asistenciales (Arturo Zúñiga). Nos preguntó la situación, les contamos nuestra opinión y los problemas que nos toca manejar”.

¿Sintieron que la autoridad nacional está preocupada por Magallanes?

“Nos dio la impresión que sí. Fue una visita que incluyó muchas partes del hospital, sé que fueron a la seremi por la situación de ésta y hubo alguna noticia importante para mejorar la trazabilidad y cortar la transmisión del virus, con más funcionarios capaces de llamar en forma rápida a los pacientes y tener mejoras en la trazabilidad”.

¿Sintieron un cambio en el manejo de la pandemia en los mandatos de Jaime Mañalich y Enrique Paris?

“Las líneas generales siguen siendo similares, testear, trazar, manejar a los pacientes graves es algo que se armó bien. Pero sí sentimos que hubo un cambio importante como se comunican las cosas y eso para la población es muy necesario, sobre todo cuando llevamos tantos meses trabajando en esto. Nosotros venimos trabajando como hospital desde enero, pero para la población es muy complejo entenderlo y pensar que las soluciones tampoco son fáciles y, para que este problema se solucione, requerimos que la población nos apoye y haga lo que se requiere como el aislamiento social y el uso de mascarillas. Por lo tanto, es muy importante el trabajo conjunto que se note que las entidades trabajan coordinadas pues probablemente pasemos el año completo a cargo de la pandemia”.

-¿Cómo se siente usted cuando ve gente que aún hay gente que sigue sin usar la mascarilla?

“A nosotros nos da pena, ver que no hemos sido capaces de lograr que la comunidad sea capaz de seguir las recomendaciones. Esto no es tan fácil como decir “hagan las cosas” y se hacen. Es un tema que tiene muchas aristas. Incluso hay un grupo de personas que no lo cree y piensa que hay una manipulación para quitarle algunos derechos. Incluso, no sabemos si una vacuna va a ser la solución final. Éste es un virus que tiene un comportamiento tan variable que puede ocurrir que la vacuna, finalmente, sea sólo una vacuna estacional, como ha ocurrido con la influenza. La ciudadanía tiene que entender que éste es un problema de todos. Lo que las personas hacen o dejan de hacer puede tener efectos en sus familiares o con hospitales colapsados y, algo importante, es todo lo que ha pasado con las otras patologías que hemos dejado de atender porque tenemos los hospitales repletos por el Covid”.

Tenemos que acostumbrarnos totalmente a usar la mascarilla...

“Lo más probable es que la mascarilla se mantenga por un tiempo largo, uno o dos años más. No lo sabemos. Si se logra una vacuna efectiva 100% que sea capaz de prevenir totalmente la circulación viral y aparición de casos, eso va a ser una solución final. Pero probablemente vamos a tener estos circuitos de circulación viral por un año o dos años más.

-¿Con los abultados números actuales se perdió otra vez la trazabilidad en Magallanes?

“Estamos viendo importantes mejoras en relación a esta materia. La seremi contrató un buen número de personas y se habilitaron muchos cargos para mejorar esta trazabilidad. El solo hecho de entrar en cuarentena debiera ayudar, pero eso va a ser variable y una de esas variables es la inercia, el número de casos que tenemos detrás y eso indica que la cuarentena puede ser, al menos, tan larga como la que vivimos en abril”.

¿Se pueden buscar culpables en esta materia? ¿Es sólo una responsabilidad de las autoridades o también hay responsabilidad ciudadana?

“Culpar a alguien en una situación tan compleja como ésta es injusto. Tal vez todos tengamos algo de responsabilidad. Hoy sabemos cosas que no sabíamos hace cuatro o cinco meses, podemos coordinarnos mejor, hacer un mejor estudio de casos, creo que podemos coordinarnos mejor y seguir adelante. Creo que todos sabemos lo que hemos hecho bien o mal y eso no incluye sólo a los equipos de salud, sino a toda la comunidad, por ejemplo, gente que se aburrió en algún momento de usar la mascarilla, eso es entendible. Pero lo importante es que tomemos conciencia de nuestros errores y seguir para adelante trabajando todos juntos. Lamentablemente, a groso modo se observa una mayor circulación que en abril”.

¿Hay evidencia de recontagiados en Punta Arenas?

Tenemos sospecha en varios pacientes. Al menos, 4 o 5 que recuerde. Como tenemos una capacidad técnica de hacer estudios de cepa y secuenciación viral puede que en algún momento tengamos mejor información sobre eso. Hasta ahora, hemos visto casos de cepas distintas y eso hace que las personas tengan más posibilidades de contagiarse de nuevo”.

¿La cepa actual que estamos sufriendo en Magallanes, es la misma que azotó en abril?

“Eso no lo sabemos exactamente. Se va a hacer un estudio de secuenciación genética del virus de la situación que tuvimos en la segunda ola con los casos de las pesqueras y en esta tercera ola, que es más global y comunitaria. Puede que en algunas semanas, tengamos resultados y eso lo está viendo el doctor Navarrete. El CADI está haciendo un trabajo técnico muy importante en este sentido

 

Fuente: El Pingüino

Compártelo :

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *