Encarcelan a persona en situación de calle que intentó robar una botella de chirimoya colada desde un local comercial

Según relató el fiscal Oliver Rammsy, el imputado le habría mencionado al vendedor del local Carnes Natales: “Déjame pasar o te rompo la botella en la cara”. Tras ser detenido se le encontró una cortapluma y no portaba salvoconducto que lo autorizara a transitar en ese horario.

La tarde del jueves, funcionarios de Carabineros detuvieron a una persona en situación de calle, quien en estado de ebriedad habría protagonizado un robo con intimidación en un conocido local de Punta Arenas.

A raíz de lo anterior, fue formalizado a las 11 horas de este viernes Raúl Andrés Salazar Araneda, y según los antecedentes expuestos por el fiscal Oliver Rammsy, el hecho aconteció a eso de las 15,30 horas del jueves, cuando el imputado ingresó al supermercado Carnes Natales, ubicado en pasaje Meteoro N°252, cercano a la intersección de la Avenida España con calle Angamos, y tras deambular por sus pasillos tomó una botella de chirimoya colada para luego dirigirse hasta el sector de las cajas registradoras, donde intimidó a uno de los encargados del local diciéndole: “Déjame pasar o te rompo la botella en la cara”, apropiándose de esta forma de la especie para luego retirarse del referido recinto.

Tras llegar personal policial al lugar, consiguieron encontrar al hombre que permanecía en el exterior del recinto, quien entre sus vestimentas mantenía un arma cortopunzante, específicamente una cortaplumas y no portaba salvoconducto o permiso temporal que lo habilitara a transitar en ese horario.

Por lo anterior, el Ministerio Público solicitó que se decrete la prisión preventiva, indicando que existirían cámaras de seguridad que captaron la comisión del delito, testimonios de personas que presenciaron la acción, además de que Salazar Araneda mantiene otras cuatro causas pendientes y tenía una medida cautelar vigente de prohibición de acercarse a una víctima por el delito de lesiones leves, aunque no registra antecedentes condenatorios.

“Es tan grave este hecho que el tipo penal no sólo protege la propiedad, que es bastante exigua en su valor, sino que se está protegiendo la integridad de la persona que se pudo haber visto expuesta a que le reventaran la botella en la cabeza”, argumentó el persecutor.

También se reveló que esta persona comúnmente se dedica a cuidar o estacionar vehículos en el exterior del local, y también solicitaba dinero o como comúnmente se llama “macheteaba” a los mismos clientes.

Por otra parte, el defensor Ramón Bórquez se opuso al encarcelamiento de su representado, arguyendo que hubo una confusión en cuanto a la calificación de los hechos, ya que no trataría de un delito de robo con intimidación, sino que se configurarían los ilícitos de hurto falta y amenazas simples. En el mismo contexto, enfatizó que el imputado no se dio a la fuga del lugar ni tampoco consumió la bebida alcohólica, sino que permaneció en las afueras del local aproximadamente por un lapso de una hora, hasta que fue aprehendido.

Sin embargo, el magistrado Franco Reyes determinó que en este caso la libertad del imputado constituía un eventual peligro para la seguridad de la sociedad y de la víctima, ordenando el ingreso de Raúl Salazar a la cárcel de Punta Arenas, estableciendo finalmente un plazo de 60 días para sustentar la investigación.

Fuente: El Pingüino

Compártelo :

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *