Argentino que incendió un hotel en Porvenir arriesga 12 años de cárcel

En enero de este año, el acusado Jonatan Andrés Spasoff encendió fuego en la recepción y en una habitación del Hotel Yagán, ocasionando daños avaluados en cerca de 26 millones de pesos.

La noche del 11 de enero de este año, un ciudadano de nacionalidad argentina decidió hospedarse en el Hotel Yagán, ubicado en calle Bernardo Phillipi Nº296 de la comuna de Porvenir. Mientras se encontraba al interior de la habitación que le fue asignada, encendió un fósforo y lo arrojó a la cama, ropas y el mobiliario de la pieza, para luego dirigirse hasta la recepción del inmueble donde replicó su actuar con unos papeles.

No bastando aquello, desactivó los extintores de emergencia, provocando un incendio en el hotel, lo que causó gran temor entre los huéspedes que se encontraban descansando en el segundo piso del recinto, quedando obstaculizados y sin poder salir por la intensa humareda.

Tras concretar su objetivo, el acusado huyó del lugar rompiendo un ventanal de la habitación, saltando hacia el exterior, lo cual fue advertido por un testigo y por una cámara de seguridad. A raíz de lo anterior, el Hotel Yagán resultó con daños que fueron avaluados por su propietaria en la suma de $26.000.000.

Por estos hechos, fue detenido Jonatan Andrés Spasoff, quien durante la mañana de ayer enfrentó la primera jornada de juicio oral, donde la fiscal Wendoline Acuña está solicitando la pena de 12 años de cárcel efectiva.

Tesis de la defensa

En la audiencia, el defensor Juan Carlos Rebolledo contextualizó que su representado, previo al hecho, se encontraba en “La Picada del Cholo”, lugar donde llegan a comer y a beber generalmente las personas que trabajan en el campo de Porvenir, donde fue atendido por mujeres de nacionalidad extranjera.

En ese contexto, el abogado sostuvo que a su representado le habrían suministrado alguna sustancia en el vaso, que lo hizo actuar de tal forma. A su vez, calificó el delito como un conato de incendio, y no como un siniestro consumado. “Hay que hacer prevalecer la opinión de Bomberos, en cuanto a que se trata de un simple conato o acción no concluida de un fuego que no alcanza las dimensiones permitidas”, acotó.

“Lo acepto y me declaro culpable”

Lo anterior se reafirma con el testimonio del mismo acusado, quien renunció a su derecho a guardar silencio y declaró ayer, relatando que él trabaja en una estancia ubicada en la comuna de Timaukel y decidió ir a la capital fueguina con el fin de abordar la barcaza que lo trasladaría a Punta Arenas para llegar a la casa de su pareja, pero al no llegar a tiempo a la nave, decidió ir a comer y beber al salón de pool.

“Salí para la recepción, encendí un fósforo, lo dejé sobre unos papeles y me fui hacia la habitación donde encendí otro fósforo en la ropa de cama, luego rompí un vidrio y me fui por la ventana (…) Yo he estado en asados en el campo, donde he bebido, y jamás tuve una conducta como ésta, antes no había experimentado una similar situación como la que me pasó. Presentí algo malo y sentí un estado que no había experimentado antes, un estado que no es de alcohol”.

Continuó diciendo que “supongo que me pudieron introducir algo en la bebida con el fin de sacar mis pertenencias. Yo siempre he trabajado, jamás le hice daño a alguien, no tengo ningún antecedente ni acá ni en mi país. Cuando me detuvieron empecé a recordar, y no cabe duda que fui yo, estaba en las cámaras, es claro, yo lo acepto y me declaro culpable. No sé lo que pasó por mi cabeza en ese momento”.
Fuente: El Pingüino

 

Compártelo :

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *