Hombre empuja a su esposa embarazada de un precipicio para cobrar un seguro de $57 mil dólares

No hay crimen perfecto, pero Hakan Aysal no lo creyó así en 2018, cuando dio varios pasos que lo convierten en el principal sospechoso de la muerte de su esposa. Esta semana se activó en Turquía el juicio contra este hombre acusado de matar a Semra Aysal, su esposa embarazada de siete meses.

Según la parte acusadora y familiares de la víctima, tenía motivos económicos para simular un accidente. Hakan contrató para él y su esposa un seguro por accidentes personales con una cobertura de 400.000 liras turcas, unos 57 mil dólares estadounidenses.

Luego planificó un paseo a un lugar que no era muy seguro para su esposa embarazada, de hecho, según el hermano de Semra, Naím Yolcu, ella temía a las alturas.

¿Accidente o asesinato?

Hakan fue con su esposa hasta un precipicio de la provincia de Izmir conocido como Valle de Mariposas. El lugar ofrece una vista impactante de una bahía. Las partes más altas se encuentran a unos 300 metros de altura.

Los visitantes deben tener cuidado porque el sitio es un acantilado rocoso, sin protección. En el lugar, la pareja permaneció un poco más de tres horas. Semra se hizo selfies y Hakan también capturó algunas imágenes del lugar.

La mujer, que llevaba su bolso cruzado al pecho, se lo quitó y dejó su teléfono sobre las rocas. De un momento a otro, sin una causa aparente, la mujer cayó al vacío y murió en el acto. Al marido le quedó el teléfono con sus fotos felices.

La noticia conmocionó a sus familiares, quienes no podían creer cómo Semra, de 32 años, pudo caer al vacío.

Interesado por el seguro

Todas las sospechas se activaron pocas semanas después de la muerte de Semra. Hakan acudió a la empresa aseguradora para cobrar su seguro. Quería sus 57 mil dólares, pero el banco detuvo el proceso. Las sospechas del asesinato de Semra habían llegado ante las autoridades, que comenzaron una investigación.

“Mi esposa puso el teléfono en su bolso. Más tarde me pidió que le diera el teléfono. Me levanté y luego escuché a mi esposa gritar detrás de mí cuando me alejé unos pasos para sacar el teléfono del bolso. Cuando me di la vuelta ella no estaba ahí. No empujé a mi esposa“, insistió Hakan en sus declaraciones.

Sin embargo, Hakan deberá enfrentar un proceso por asesinato deliberado, porque, al menos hasta ahora, las piezas previas y posteriores al accidente encajan en un plan criminal.

Los fiscales creen que preservar las fotos del paseo sirvieron al victimario para documentar el accidente y cobrar el seguro. Además, del hecho no hay testigos, lo que quiere decir que el hombre dio tiempo a que otros visitantes se retirasen.

El hermano de la víctima agregó que Hakan hizo préstamos a nombre de su esposa y que durante el funeral no se mostró afectado por la muerte de ella y de su hijo. “Mi familia y yo estábamos destrozados, pero Hakan ni siquiera parecía triste“, precisó.

Fuente: MegaNoticias.cl
Compártelo :

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *